viernes, 13 de marzo de 2009

LO QUE NADIE SE ATREVE A CONFESAR


Lo “peor” de Mother Teresa es lo fea que fue, su aspecto físico dejaba mucho, pero mucho que desear. Se la mira en las estampas e imágenes y no se puede evitar pensar ¡qué horreur! Es la beata más fea de todas. Uno se imagina que la luz divina que deben irradiar los elegidos transformaría a los callos malayos en beldades o se reflejaría en algunas expresiones de belleza externa, pero no fue así en este caso: Mother Teresa da grima. ¡Qué peñazo añadido cargar durante toda su vida con ese aspecto deplorable!.
No valía un pimiento: bajita, horrenda…
Y encima, ahora nos vienen con esas cartas del libro-exitazo comercial- “Ven, sé mi luz”, en las que cuenta de manera privada sus dudas y achaques, su falta de fe, su “noche oscura” que, al parecer, le duró casi toda su vida. No sorprendería que tamaño caos interior –¡tan humano!- se reflejase en su apariencia exterior.
Así fue durante un tiempo para Job. Porque cuando el Señor prueba, cata bien hasta las heces.
Ya se lo decía Santa Teresa de Ávila (que no fue fea) a Dios: que no era de extrañar que (Él) contase con tan pocos amigos, con lo mal que los trata… Y es que con Mother Teresa se diría que el Señor se hubiera cebado.
Lo sabemos todos: los caminos de Dios son insondables y el aspecto externo, la subjetividad, nada tiene que ver con la verdadera belleza, que siempre está oculta, como Dios mismo. Teresa de Calcuta vivió su vida desde la Voluntad – hacia la oscuridad, navegando sin estrellas y sin brújula, pero segura de su destino: hacer lo que podía por los más pobres. ¡Y cuánto hizo! Su obra la precede.
Eso es Amor. Y lo demás, es plagio.
Alabo y venero a esta próxima santa porque es la cara opuesta del farisaísmo y un exponente máximo de entrega y de fidelidad cristiana.
Señor,
ya estamos solos
mi corazón y el mar
.

2 comentarios:

Angi Burt dijo...

Pues lo encuentro muy interesante y ahora me explico más cosas. A veces no distingo bien si eres tú quien escribes o es un autor... Te encanta la filosofía.
¿Cómo va la oposición? ¿le dedicas tiempo?

Castilla dijo...

Angi, está claro que en mi blog hay más del Vaticano que mío, pongo lo que me impacta, es el objetivo, y hay cosas de Zubiri, de Santa Edith Stein, etc., etc. Es como mi diario virtual y me gusta guardar aquí lo que me deja K.O.
No estudio mucho, no. Y me encanta la filosofía, sí.
Te incluyo en mis entradas preferidas.